Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
CURRENT MOON
Últimos temas
» Reencuentro [Ryder 2.0]
Mar Feb 14, 2017 12:59 am por Kai Lanakila

» Internado [Doc. Ryuu]
Dom Jun 26, 2016 4:44 pm por Ryuu Helekar

» Otra vez no por favor [Ry]
Sáb Mayo 30, 2015 11:02 am por Ryder Kynes

» Reencuentro [Colin]
Lun Feb 23, 2015 10:20 pm por Thunder

» Love is in the Air (Kosuke)
Dom Feb 15, 2015 12:05 am por Evan Wood

» Un-Merry Christmas [Kaoru]
Sáb Dic 13, 2014 7:20 pm por Kiyoshi Kurokawa

» Listo para el trabajo [Kai]
Miér Nov 26, 2014 11:15 pm por Ryuu Helekar

» ¡No me toquen! [Ryo]
Sáb Oct 25, 2014 12:47 am por Ryosuke Hirakawa

» Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]
Lun Sep 29, 2014 9:26 pm por Ryder Kynes

Créditos
La ambientación y personajes canon de este foro están basados en el libro "Delirium" de Lauren Oliver. La adaptación del libro, el modo de roleo, diseño del foro, gráficos y códigos utilizados, son propiedad intelectual del fundador de este foro, salvo donde sea indicado. Los personajes y sus fichas y posts, son propiedad de los autores.

Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ren Kynes el Mar Sep 23, 2014 7:17 pm

Por supuesto que volví a casa, empaqué y revisé mi equipo y le dejé una nota a papá.



Lo siento
No lo entiendes ahora y no lo entenderás jamás, pero tengo que ir. Nos vemos mañana en la noche.
Te dejé tiramisú en el refri y hay pescado empapelado, sólo necesitas calentarlo.
Aunque no lo creas y aunque a veces te odie, lo cierto es que te quiero. Pese a que no me entiendas.

XOXO, Ren



Dejé la nota y debajo los datos del lugar completos. La dirección del lugar donde escalaremos, con coordenadas, la dirección y el teléfono del hotel y hasta un mapa. No puede quejarse.

Tomé el camión hasta el punto donde me recogerían y ahí tuve ganas de dar media vuelta y volver. Había cervezas en la camioneta y todos estaban bebiendo, incluso el par de chicas que primero sólo entraron porque Ashram es guapo y ahora porque Steve es guapo. Pregunto por qué hay cerveza y me tachan de marica santurrón. Incluso Steve está bebiendo, así que propongo ser yo quien maneje. Cuando me da las llaves y me siento al volante, mi tranquilidad aumenta. Me da igual que estén ebrios, váyanse al diablo todos.

Hacen tanto escándalo que en un punto de la carretera nos detiene un poli. Me pide mi permiso y me pide bajar, me hace la prueba del alcoholímetro y trato de ignorar los comentarios de los de adentro, que incluyen preguntas de si quiero que el poli me catee. Paso todas las pruebas del poli, porque de hecho, no he bebido ni siquiera un trago porque está mal. Parte de mí desea que el poli lo haga todo por mí y nos detenga, pero no tiene argumentos y sólo me dice que tenga cuidado. Al arrancar por segunda vez considero volver. Pero no puedo...

Llegamos al hotel y su fiesta continúa. Yo llego y me instalo, se supone que me toca quedarme con las chicas porque claro que ya todo el mundo sabe que soy gay. Me baño y cuando salgo, veo que todos están en la alberca del hotel y hay más cerveza. Cierro la puerta y me siento en la cama, saco el celular y le marco a papá.

Cuelgo en cuanto contesta. No puedo, quiero pedirle que venga por mí, pero si ya lo hice enojar no voy a volver con la cola entre las patas. Y no vendría por mí, le dije que lo odio. Salgo y voy a la recepción y le hago conversación al señor. Pregunto si tienen cena, que ya sé que sí, y como casualmente, pregunto si hay transporte para regresar a la ciudad. Espero a que sirvan la cena en la cafetería y veo el celular, pero apago el sonido y la vibración. No ceno mucho, pero me obligo a cenar bien, porque es parte de las recomendaciones que nos daba Ash.

Salgo a caminar, y vuelvo a llamar a papá, pero esta vez cuelgo antes de que conteste. Llego a la parada del camión y veo el horario y el precio. Regreso al hotel y cuando empiezan a molestarme que no me meto a la alberca porque estoy en mis días, le lanzo una lata vacía de cerveza a Steve, directo entre las cejas. Ignoro lo que me grita y vuelvo al cuarto. Veo mi mochila y cómo no saqué más que el pants y la playera que traigo puestos. Luego veo el celular, veo llamadas perdidas de papá y me hago bolita y empiezo a llorar. Papá tenía razón.

Apago la luz a las 9, la hora en la que Ash nos mandaba a dormir. Sin embargo, nunca creía que nos durmiéramos, y de todos modos ni él, ni Dariel ni yo nos dormíamos a esa hora. Pero a las 10 le pedía a los del hotel que nos cortaran la electricidad. Los extraño tanto, esto no estaría pasando. Ash jamás habría permitido una sola gota de alcohol y eso que él ama el alcohol, pero no debes ir así a escalar. Trato de calmarme para dormir y cuando papá me vuelve a llamar, contesto. No digo nada, sólo escucho cómo dice mi nombre y está asustado.

- Estoy bien, papá, buenas noches. Te quiero.

Sé que no me oigo bien, pero cuelgo porque no puedo soportarlo. Veo la hora y ya tiene más de diez minutos que se fue el último camión. Ahora mañana tendré que ser responsable. No voy a escalar si están todos crudos, punto.

Con ese pensamiento en mente, me duermo más tranquilo... Pero tampoco me resulta.

Al día siguiente soy el primero que se despierta. No hay nadie más en el cuarto. Me visto y salgo. Me cuelgo la mochila y paso a pagar lo de mi cuarto. Lo pago todo, no me importa, me queda más que suficiente para el camión. Mientras espero mi cambio, le mando un sms a papá: "tenías razón. Salgo de aquí en el primer camión, llego en unas tres horas a la casa. Puedes castigarme todo lo que quieras, me merezco eso y más. Te quiere, Ren."

Recibo mi cambio y salgo. Me entra la paranoia de que papá no haya recibido el mensaje, así que en cuanto llego a la parada y me siento a esperar los 20 minutos para que pase el camión, le llamo.

- ¿Papá? Te mandé un mensaje. Mira, sí, dime lo que quieras, pero después. Sólo llamé para avisarte que ya voy para la casa. Yo manejé porque todos se pusieron hasta la madre y la neta no estoy tan pendejo como para escalar así.

- ¡Ya sé que son groserías! Mira, sólo es que a lo mejor no me alcanza más que para llegar a la terminal y---


Alguien me arrebata el celular y lo arroja. Cuando volteo, es Steve. Lo encaro y él me da una bofetada. Detrás está el resto del equipo. Me dicen cosas tan horribles, me amenazan con acusarme de acoso sexual hacia las chicas y hacia varios del equipo... sigo firme y sigo diciendo que me largo. Pero entonces me dan donde duele: me denunciarán a mí y a Ashram y por salir conmigo le quitarán su certificado de instructor. Siento tanta rabia que empiezo a llorar y ni me importa cuando me toquetean para fastidiarme.

Prácticamente me arrojan atrás en la camioneta y cuando llegamos al pie de la montaña, Steve me dice que yo escalaré con él, a ver si se me quita lo marica incestuoso. A eso le sigue un coro de risas y comentarios de asco, y yo no digo ya nada. Si voy a escalar rodeado de crudos, tengo que usar todos mis conocimientos y habilidades. Porque no puedo depender del instructor. Y por si fuera poco, se empiezan hasta a burlar de mí porque me pongo el equipo de seguridad.

- Es su pedo si quieren matarse, yo prefiero pasar por marica, así que me vale madres lo que opinen.

Steve elije el trayecto, y yo no estoy de acuerdo. En escalada deportiva se recorren trayectos que ya tienen puntos de apoyo que ha puesto un experto y no podemos hacer escalada libre si él y todos sus groupies están ebrios. Me da una bofetada tan fuerte que me muerdo el labio y me sale sangre. Trato de ignorar el ardor y miro la pared de roca. Escalaremos en parejas y jamás había visto parejas tan mal armadas. Se supone que alguien bueno debe ir al frente y el no tan bueno detrás. Aquí están hechas como les dio la gana y esta pared no se ve tan fácil. Por si fuera poco, la ruta de Steve es un asco.

Así que lo desobedezco. Dejo que empiece a subir por el lugar que eligió, y yo escalo a un par de metros a la izquierda. Ignoro lo que me grita, ignoro cualquier cosa salvo las rocas, que la cuerda no se tense de más y tener siempre tres puntos de apoyo antes de moverme. Bajaré a rapel solo y se acabó.

El primero cae a los diez metros. Son las chicas, y entonces sí que me asusto. El sonido cuando sus cuerpos chocan con el piso hace que me quede petrificado. Pero lo peor es la risa. ¿Cómo pueden reírse? Continúo escalando y cuando levanto la vista, veo mi oportunidad. Unos 15 metros más arriba hay un lugar perfecto. Me quedaré ahí y cortaré la estúpida cuerda, terminaré de escalar y bajaré a rapel.

Pero no logro llegar. Pasados los 20 metros el que se resbala es el imbécil de Steve. Saco el cuchillo, se va a al diablo, voy a cortar la soga, esta es una situación en donde se mata él o me mato yo, es perfectamente permisible, todas las reglas y la ética lo permiten. Pero la cuerda se me atora en el cuello cuando él cae. Me resbalo varios metros, no logro sostenerme, no puedo ver con claridad y no puedo respirar. Por un momento pienso que al diablo, me merezco morir por imbécil, pero luego pienso en papá y en mamá. No puedo dejarlo solo, y eso es lo que guía mi mano. Hago acopio de lo que me queda de fuerza y corto la soga. Ya no me queda fuerza y la inercia hace que me golpee contra la pared. El tiempo se mueve lento, veo varias veces la pared y siento cómo mi cuerpo la golpea. No sé dónde es arriba ni dónde es abajo.

Esta vez el sonido viene acompañado de un dolor tan intenso que me arrastra a la oscuridad...

En las noticias de mediodía informan de un accidente de alpinistas novatos. Hay dos muertos, el resto están malheridos. El único que han podido identificar aparte del instructor, es al único chico que no huele a alcohol, que traía equipo de seguridad y la placa reglamentaria con sus datos. Llevarán a Ren Kynes hasta el hospital de Portland.

Llaman a papá, por supuesto. El número de casa y el de su celular están en mi placa. Pero yo no cumpliré mi palabra. Abro los ojos hasta el tercer día, y pienso que morí. No siento el lado derecho del cuerpo y me da una aprensión enorme hasta que siento el yeso de la pierna, el del brazo, una cosa rara en el pecho, el oxígeno en la nariz y el frío del suero.

Y no me interesa saber ni que estoy vivo, ni si podré caminar, ni si en verdad este es mi cuerpo y no el de un muñeco roto. Yo sólo busco con la mirada cansada a mi papá, porque lo único que quiero es que me grite, me regañe, me castigue, para poder suplicarle que me perdone.


avatar
Ren Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 22/03/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ryder Kynes el Mar Sep 23, 2014 11:05 pm

Cuando lleog a la casa lo que me encuentro es una nota, con todos los datos, pero no esta él. Respiro resignado, sabía que no me escucharía. Me pone muy nervioso tanto que no puedo dormir. Cuando me marca contesto pero él no lo hace y me cuelga. Lo llamo pero no me contesta, estoy comenzando a desesperarme, creo que las cosas no van bien.

De nuevo me habla, contesto aliviado, me dice que stá bien y que mañana regresa, le digo que esta bien, aunque no me deja muy tranquilo su llamada. De nuevo me habla mas tarde y lo regaño, yo pagaría todo en cuanto llegara a la terminal pero lo quería ya de vuelta.

No puedo dormir así que decido ir por él a donde está, me voy a la cinco de la mañana, pongo las noticias del radio para entretenerme, como me dejo todos los datos de donde encontrarlo llego rápido al lugar pero no lo veo. Voy al hotel y ahí veo en las noticias que hubo un accidente, y mi hijo está herido, salgo como loco hacia el hospital.

Llego al hospital y pregunto desesperado por mi hijo, me llevan a donde está, me dicen que esta dormido, me siento junto a la cama y espero a que despierte, me quiebro al ver a mi hijo así y lloro en silencio, recargo la cabeza en la cama del hospitalidad. Cuando veo que se mueve, me levanto y lo miro sonriendo, me acerco y lo abrazo como puedo sin lastimarlo. ACaricio su cabello, y le doy un beso en la cabeza.

-Gracias al cielo estás bien.

Continuo acariciando su cabello mentras me siento para verlo mejor y disfrutar que está vivo, a pesar que fue muy aparatoso lo que le paso.
avatar
Ryder Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 247
Fecha de inscripción : 25/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ren Kynes el Mar Sep 23, 2014 11:43 pm

En estos momentos, en momentos así, no sé por qué soy hijo de este hombre tan cariñoso. No me lo merezco, y que él sea lo primero que veo cuando abro los ojos, ver que no está molesto, ver que me sonríe y me acaricia y me da un beso, hace que me desmorone. Lloro como nunca he llorado y sólo puedo decirle "perdón, perdón", mil veces. Ni siquiera noto que no se me escucha.

Cuando papá se aparta, empiezo a hablar: "sólo quiero decirte que lo siento"... pero no se escucha. Me llevo una mano a la garganta y siento que me pusieron algo, una curación, algo. Intento hablar de nuevo, y de nuevo, y a la tercera vez intento gritar de la desesperación. Me trato de arrancar lo que me pusieron, de arrancar el suero, sólo quiero salir corriendo de aquí, como si ello me ayudara a recuperar la voz.

Golpeo los barandales de la cama, ignoro la voz de papá y es hasta que una de las enfermeras me inyecta algo, que logran recostarme bien en la cama y van por el doctor. Las lágrimas me nublan la vista, mientras empiezo a recordar cómo sentí que me ahogaba. Y empiezo a darme cuenta que siento raro cuando trago.

Miro asustado a papá. La única cosa que quería decirle y ahora no puedo hacerlo.


avatar
Ren Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 22/03/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ryder Kynes el Miér Sep 24, 2014 12:55 am

EStoy muy feliz de que haya despertado, lo abrazo y el llora, acaricio su cabello hasta que se calma un poco. Cuando se separa dice algo pero no lo escucho solo veo que mueve los labios, lo miro levantando una ceja porque no sé que pasa. Sigue hablando hasta que se da cuenta que no se escucha, se lleva las manos a garganta y se desespera. Trata de quitarse las cosas, yo trato de calmarlo pero no me escucha.

Llegan las enfermeras y le inyectan algo para que se calme, veo como me mira y me quiebro frente a él, no porque no pueda hablar si no al verlo así, tan vulnerable, tan asustado. Me limpio las lágrimas y me acerco a él, acaricio su cabello.

-Estarás bien Ren. Estaremos bien. Vamos a salir de esta juntos.

Le doy un beso en la frente, y tomo su mano para que e tranquilice, creo que le dieron algo para que duerma, me siento junto a él, sonrió tenuemente, estoy devastado, esto es mi culpa.
avatar
Ryder Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 247
Fecha de inscripción : 25/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ren Kynes el Miér Sep 24, 2014 1:40 am

Diría que nunca he sentido tanto miedo, pero no es cierto. Sentí más miedo cuando me ahorcaba la cuerda. Pero jamás me he sentido tan desesperado, ni siquiera cuando mamá murió. Y nunca me habían inyectado un amansalocos, porque eso es lo que debe ser. Me siento calmado, pero igual siento que nunca había estado tan triste. Porque lo peor es que sé que me lo merezco, a diferencia de las palabras amables y cálidas de papá.

Miro a papá y veo que está sonriéndome aunque la sonrisa no toca sus ojos. Pensar que hubo tantos días que me encerré en mi cuarto sin salir, sin dirigirle la palabra, y ahora sólo quiero decirle que lo siento. Poco a poco me calmo y duermo un poco, hasta que me despierta la voz del doctor. Una enfermera me deja un pizarrón blanco del tamaño de un cuaderno y un plumón. Sé que debería agradecerlo, pero me da ganas de llorar. Escucho como a lo lejos la voz del doctor y la lista de estudios que me tendrán que hacer. Pero me asegura, que esto es temporal.

Una mirada a papá me hace ser fuerte. Tal vez no puedo decirle que lo siento, pero puedo ser fuerte por él. Porque él de hecho debería mandarme al diablo y no estar aquí conmigo. Así que me obligo a sonreír.

Me toman muestras de sangre, me hacen tomografías, radiografías, lo que me parecen miles de estudios y que sorprendentemente me cansan, aunque me llevan a todos en camilla. Nadie me dijo que ser enfermo era cansado.

La única muestra de mi miedo es que cada que puedo busco la mano de papá, lo busco a él y a sus ojos tristes y empiezo a parecer gatito mimoso. Algo que siempre me gustó, pero me parecía estúpido y dejé de hacerlo, pero ahora me calma estar cerca de papá. Aunque le pido que duerma cuando me mandan a dormir. El pizarrón me intimida, así que no lo uso, pero le hago la mímica de dormir, y se lo pido con las manos juntas.


avatar
Ren Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 22/03/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ryder Kynes el Jue Sep 25, 2014 8:05 pm

La noticia que llega es dolorosa, Ren no puede hablar, nos dicen que es temporal pero que le harán muchas pruebas. Espero que sólo sea temporal, quería volver a oír la voz de mi hijo, aunque sea cuando cantaba a todo pulmón encerrado en su cuarto. Me duele pero ya no vuelvo a llorar frente a él. Ren me necesita y debo ser fuerte por los dos.

Lo acompaño a cada prueba que le hacen, no me separo de él ni un momento, quiero que sepa que estaré para él siempre, no importa si nos peleamos en algún punto, es mi hijo y lo amo con todo mi corazón. Acaricio su cabello y tomo su mano cuando me busca, le sonrió aunque sé que es obvio que estoy muy triste.

Le sonrió cuando con las manos me hace que me duerma también. Me acerco y le doy un beso en la frente.

-Cuando te duermas tú me dormiré yo. Descansa.

Escucho que lo buscan, dejo a Ren un momento sólo en la habitación y salgo a ver quien era, son unos policías, me preguntan si puede hablar ahora y les digo que no, me preguntan si esta despierto, asiento con la cabeza y me dicen que es importante que él diga que fue lo que paso, ya que habían dos chicas muertas y tenían que resolverlo. Pasan y yo me siento a un lado de Ren, le doy el pizarron y el plumón y le explico que quieren saber que paso, luego dejo que ellos hagan su trabajo.

Al principio Ren no quería pero termina escribiendo todo lo que le hicieron esos tipos, con cada cosa que leo enfurezco un poco más, aprieto los puños para no hacer ni decir nada. Lo insultaron por ser gay, lo amenazaron y lo manosearon entre todo lo que escribió, estoy muy enojado. Salgo de la habitación, me recargo en la pared y bajo la vista. No quería seguir leyendo lo que le habían hecho, Ren había sido muy responsable y aún así ahora no podía hablar.

Escucho que alguien pregunta por Ren, iba a contestar cuando veo quien es, es el instructor, le doy un par de golpes a golpes en la mandubila antes que unos doctores se acercaran y preguntaran que pasaba, sale también un policía, me iba a decir algo pero le señalo al tipo y le digo que ese es el instructor y que estaba borracho. Lo esposan y antes que se lo lleven le digo que lo voy a hundir, haré que su carrera como instructor terminara para siempre. Se me acerca una enfermera y me dice que me tiene que curar la mano, veo y esta sangrando, le idgo que no es nada pero no me hace mucho caso y me cura, me pone una gasita.

Antes de regresar con Ren trato de calmarme un poco, entro a la habitación y el policía se levanta, me idce que ya termino. No puedo ver a Ren a los ojos poruqe siento que fue mi culpa, debí haber sido más fuerte cuando le dije que n podía ir, debía haber ido por él luego de la primera llamada. Me siento y bajo la mirada a mi mano, golpear al instructor no hará que Ren vuelva a hablar, y tampoco me sentía mejor. Eso no ayudo.
avatar
Ryder Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 247
Fecha de inscripción : 25/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ren Kynes el Jue Sep 25, 2014 11:01 pm

Contra todo pronóstico, logro dormir. En realidad estoy muy cansado pero la parte buena es que así no tengo energía para preocuparme por el resultado de los estudios. Cuando me despierto, la enfermera intenta que coma, pero me duele tragar, así que agregan un nuevo tubo. Me meten un tubo por la nariz y hasta la garganta, pero pese a eso me animan a que coma también algo, aunque sea poco, para que mi garganta no deje de acostumbrarse a tragar.

Me dan el plato más pequeño que he visto de puré de manzana, pero en cuanto empiezo a comer, me parece el más grande del mundo. Aunque me siento fatal moralmente y no tengo nada de hambre, la enfermera me anima. Es mitad japonesa también y me gusta que me platica, aunque sea poco, cuando pasa a revisarme.

Tocan la puerta cuando logro por fin terminarme el puré de manzana y la enfermera está metiéndome comida por el tubo en la nariz, animándome al decirme que sabe horrible y así no lo notaré. Papá sale a ver y cuando veo que son policías por la placa que muestran, me entra un miedo atroz. Sólo me falta terminar en la cárcel, y lo primero que escribo es: ¿hice algo, van a arrestarme? Uno de ellos es alto y canoso, el otro es negro y de barba de candado. Parecen un tío regañón y un un maestro buena onda, pero resultan ser bastante agradables. Me dicen que no, yo soy la víctima y cuando escribo que también soy culpable, me dicen que sigo siendo un adolescente y yo no era el responsable. Por si fuera poco, me dicen que de todos los chicos, yo soy el que menos culpa tiene porque no había evidencia ni de alcohol ni de drogas en mí, y fui el único con el equipo de seguridad puesto. No me hace sentir mejor, pero quizá una millonésima parte de mi culpa se atenúa.

Respondo a todas las preguntas escribiendo y dejando que lean. Toman notas, me preguntan mis razones para quedarme y digo la verdad. Aunque en realidad, ahora me parecen razones estúpidas y de hecho lo escribo. Que debí irme todas esas veces que lo pensé.

La parte que más me cuesta es admitir frente a papá las cosas que me decían por ser gay. Veo que le molesta, y parte de mí se alegra porque cuando le dije que soy gay sentí que me discriminaba. Muchísimo menos que esto, pero me sentí rechazado y siempre he sentido que le he fallado sólo porque soy gay. Cuando dudo, los polis tienen que recordarme que está bien, que sólo debo decir la verdad porque es lo correcto. Así que continúo. Explico mis razones para usar el equipo de seguridad, aunque primero pongo un "¿qué no es obvio?", pero parece que es importante que yo lo diga. También porque es importante que diga que Steve no obligó a nadie a usar equipo de seguridad. Yo hice mi parte y sé que si hubiera escalado solo, nada de esto habría pasado y también lo digo. Que yo hubiera escalado por la zona acondicionada para escalada deportiva porque subir sería más fácil y porque aunque de acuerdo con mi tiempo de entrenamiento y mi experiencia, sí puedo escalar de forma libre en lugares no peligrosos, yo no lo haría a menos que hubiera alguien conmigo, aunque me esperara abajo.

Extrañamente, aunque pensé que terminaría hecho un mar de lágrimas, lo cierto es que me siento cada vez más tranquilo. Estoy diciendo la verdad, estoy diciendo lo que pienso y este par de personas no me está juzgando. Es difícil, incluso cuando papá se marcha, pero lo agradezco. Verlo tan alterado me hace desear que desquite conmigo porque yo cometí una estupidez tras otra.

Agradezco mucho más que papá no esté cuando uno de los polis me pregunta si han intentado hacerme algo más. Como esos chicos de universidad cuya iniciación consiste en vestirse de mujer y ser abusados por todos. Cuando niego a eso, me doy cuenta de que lo que me hicieron quizá no sea tan horrible como las cosas que le han hecho a otros, pero es acoso y es bravuconería. Admitir que no me había dado cuenta me hace sentir estúpido, pero rectifico algunas cosas. Pese a lo mucho que odio a Steve en este momento, lo más que ha hecho en ese departamento es toquetearme y decir que parezco chica, pero agradezco no haber ido a bastantes salidas antes. No sé qué es lo que habría pasado.

Continúo con mi relato hasta que termino y entonces los polis me abren otra posibilidad. Steve tiene ya su licencia revocada, no volverá a ser instructor, ni siquiera podrá volver a escalar con alguien, quizá ni solo y puede ser que termine en la cárcel. Y todos nosotros podemos demandarlo por lo que provocó. Yo no quiero dinero, yo quiero mi voz, pero uno de los polis me pregunta si podré vivir habiendo desaprovechado la oportunidad de hacer lo correcto, y escribir todo esto de nuevo en una corte para que no vuelva a pasar.

Me dejan pensativo, pero sé que no puedo desaprovechar esto. La venganza no va a cambiar lo que pasó, pero voy a darle en donde más le duele y se lo merece. Así que decido aceptar que me envíen un abogado y hablaré con papá.

Escucho la voz de papá y una escena que hace que salga uno de los polis. Pienso en que esto debe animarme y prometo obedecer a los docs para estar bien de la garganta y poder declarar en el juicio. Supongo que los papás de las chicas muertas, del chico que quedará paralítico y del que está en coma, van a ser aliados míos. Aliados en contra de alguien que no debió cruzarse en nuestras vidas.

Papá vuelve y lo veo abatido. Me despido con la mano de los polis y trato de acercarme a papá lo más que puedo, que deben ser sólo unos centímetros. Veo su mano y me preocupo. Si lo curaron es por algo. Lo pico en el brazo y señalo su herida. Él no quiere mirarme y eso me quita la poca alegría que había sentido. Escribo de nuevo.

- "Papá, háblame, habla conmigo. No tienes que ser condescendiente, está bien si me regañas, está bien si me odias. Esto es mi culpa por desobedecerte y ahora te saqué del trabajo, hay una cuenta de hospital, te he tenido preocupado y aparte no puedo decirte que lo siento. Lo siento, papá. Eres lo más importante, la persona a la que más quiero en todo el mundo y dudé de ti y te desobedecí. No sabes cuánto lo siento. Entiendo que no quieras ni siquiera mirarme"

Cuando le dejo el pizarrón en el regazo, me desmorono en pedazos y lloro. Cómo desearía poder gritar mi dolor en este momento. Ahora estoy realmente solo, porque la última persona en este mundo a la que yo le importaba, no quiere mirarme porque cometí una estupidez que quizá me persiga para siempre.


avatar
Ren Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 22/03/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ryder Kynes el Vie Sep 26, 2014 10:46 pm

Estoy con Ren en cada prueba, en cada cosa que le hacen no me despego de él, quiero que sienta que estaré para él siempre. Aunque cuando me dicen que el estudio tardara aprovecho para ir a la cafetería y tragarme algo, ni lo disfruto quiero regresar con él para cuando salga. Hacen que coma un poco, tiene que tragar aunque me parece que le cuesta mucho, le doy unas palmaditas en el brazo.

Llegan unos policías y le piden a Ren que cuente lo que paso, aunque tiene miedo lo hace, yo leo cada cosa que pone y me pongo mal. No me gusta que le hayan dicho cosas porque es gay, eso no importaba, Ren era un excelente chico, nada tenía que ver su orientación sexual, yo estaba muy orgulloso de tenerlo como hijo. Y las cosas empeoran, le hicieron muchas cosas, cuando no aguanto me levanto y salgo. En verdad no lo soporto más, ya leí suficiente y creo que hay más.

Me topo afuera justo a quien quería darle un buen golpe y lo hago pero me lastimo, me curan y regreso con mi hijo cuando estoy más calmado, no me puede ver así. Me siento pero no puedo ver a los ojos porque creo que yo me tuve la culpa de todo esto, debí haberlo ido a buscar cuando me hablo la primera vez, debí haber sido más duro con él cuando le dije que no quería qeu fuera, pude haber evitado todo este desastre. Ren señala mi brazo, sonrió ligero.

-No es nada, no te preocupes, ya me curaron y no fue nada grave, creo que me lastime con el diente de Steve... pero no pasará a más.

Lo miro de reojo cuando veo que escribe pero es hasta que deja el pizarron en su regazo que leo lo que escribió, lo miro y está llorando, dejo el pizarron en la silla y quito el barandal de la cama para que pueda sentarme en la orilla de la cama, limpio sus lagrimas y lo abrazo con cariño mientras acaricio su cabello.

-Ren, tu eres mi mundo y te amo más que a nada en este mundo. No te odio y no me importa la cuenta del hospital o que no vaya al trabajo, lo más importante es que ahora te recuperes para que vayamos a casa. Quiero cuidarte yo mismo y si tengo que ausentarme ás días en el trabajo lo haré.

Me separo y lo miro con culpa, es algo que no puedo ocultar.

-No es que no te quiera ver, es que... pude haber evitado esto, tal vez si te iba a buscar a la escuela o si iba por ti cuando hablaste la primera vez nada de esto hubiese pasado.
avatar
Ryder Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 247
Fecha de inscripción : 25/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ren Kynes el Vie Sep 26, 2014 11:59 pm

Enarco una ceja al escuchar lo que está diciendo papá. No se me entiende, pero pregunto sin voz si lo golpeó. Luego hago la mímica de pegar y miro inquisitivo a papá. La verdad es que me hace sonreír, es divertido.

Pero luego papá se pone mal y me siento tan mal y tan culpable que no puedo resistirlo. Sólo quiero decirle que lo siento y cuando me abraza, lloro sobre su hombro. Necesito escucharlo, necesito saber que estará conmigo porque no me lo merezco. Nunca debí decirle que lo odiaba, porque no lo odio.

Cuando veo que se siente culpable y escucho por qué, sé que tiene razón, pero yo también la tengo. Tomo el pizarrón, borro todo y vuelvo a escribir.

- Tampoco hubiera pasado si te hubiera obedecido. A lo mejor los dos somos culpables, pero ya no importa. Te perdono, papá, porque te quiero. Y no siento que esto sea tu culpa sino mía. Yo me hice esto por estúpido y me lo merezco. Jamás he pensado que sea tu culpa.


avatar
Ren Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 22/03/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Ryder Kynes el Sáb Sep 27, 2014 1:37 pm

Le digo a Ren que no se preocupe por lo que tengo, fue forque cuanfo golpee a Steve seguro me lastime con sus fientes o algo, ni era nada, muevo los labios pero no logro entenderlo hasta que con sus manos me pregunta si lo golpee, asiento con la cabeza.

-Se merecia mucho mas que eso pero ya la policia se encargara de el. Creo que no me llevarpn por golpearlo porque realmente se lo merecia.

Lo veo sonreir y sonrio tambien, es hermoso ver su sonrisa de nuevo.saber que puede sonreir aun me da la seguridad que pasara bien por todo esto. Creo que Ren es un chico fuerte, desde que murio su mama ha madurado en varios aspectos aunque seguia siendo inmaduro en muchos otros.

Ren cree que lo odio pero no podria odiarlo, lo abrazo y trato de consolarlo para que deje de llorar y este tranquilo. Le digo que voy a estar con él siempre porque lo amo. Luego le digo porque me puse asi, senria que todo esto habia sido mi culpa.

De nuevo escribe en el pizarron, leo lo que puso y aunque deberia ayudar que no me viera culpable lo cierto es que mi culpa no disminuye. Acaricio su cabello porque me perdona.

-Yo igual te quiero hijo. Descansa, voy a ver si falta algo mas para que te lleve a casa, no me gusta que estes aqui.

Me levanto y pongo la cama como estaba. Salgo para ir a hablar con su doctor, quiero saber si faltan mas pruebas y lr digo que me lo quiero llevar a la casa si ya no falta nada.




avatar
Ryder Kynes
Pandemonium
Pandemonium

Mensajes : 247
Fecha de inscripción : 25/07/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Nunca sabrás cuánto me arrepiento [Ryder][Flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.